Extracto de semilla de uva vs resveratrol - la comparación de los beneficios

El origen principal tanto del extracto de semilla de uva vs resveratrol es la uva. El extracto de semilla de uva se obtiene al pulverizar, secar, eliminar y amargar las semillas de uva. A diferencia de las semillas de uva, el resveratrol procede de la piel de las uvas, como las que se utilizan para elaborar el vino tinto. Ambos compuestos tienen el mismo efecto en el cuerpo humano pero tienen diferentes usos medicinales. Se puede consumir el extracto de semilla de uva para diversos fines de salud que el resveratrol. Pero antes de usar cualquier terapia, primero, consulte a su médico sobre la posible interacción de los medicamentos y la dosis adecuada.

Extracto de semilla de uva vs resveratrol la comparación. Imagen de la uva

Ocurrencia

El resveratrol es un compuesto que actúa como antioxidante y está presente principalmente en las bayas, las uvas y los cacahuetes. Estas partes de la uva se fermentan para producir vino; por eso su mayor concentración está presente en el vino tinto. Y el vino es la principal fuente alimentaria de resveratrol. Por otro lado, el extracto de semilla de uva procede de uvas enteras o de semillas de uva. Su extracto contiene varios nutrientes, como vitamina E, flavonoides y ácido linoleico. De hecho, el IGE es la mejor fuente de proantocianidinas.

Funciones del extracto de semilla de uva vs resveratrol

Funciones del extracto de semilla de uva vs resveratrol

Efectos del extracto de semilla de uva frente al resveratrol

Debido a sus acciones similares a las del estrógeno y a su actividad antioxidante en el organismo, el resveratrol se recomienda para tratar diversas enfermedades. En cambio, según el Centro Médico de la Universidad de Maryland, la actividad antioxidante del IGE explica su uso activo en el tratamiento de la insuficiencia venosa grave, los edemas, el colesterol alto, la hipertensión y el cáncer. Asimismo, el extracto de semilla de uva se sugiere para el tratamiento de la mala visión nocturna, las hemorroides, la diabetes y el antienvejecimiento de la piel. Además, según el Memorial Sloan-Kettering Cancer Center, las semillas de uva ayudan a tratar la aterosclerosis, las quemaduras de la piel, el estreñimiento y varias enfermedades gastrointestinales y mejoran la cicatrización de las heridas. Sin embargo, estudios científicos no muy aceptados apoyan el consumo de extracto de semillas de uva y resveratrol para tratar o prevenir varias enfermedades.

Comparación de beneficios

Ambos compuestos tienen varios beneficios para la salud del cuerpo humano. Veamos la comparación de los beneficios del extracto de semilla de uva frente al resveratrol.

Ayuda a controlar la presión arterial alta

Varios estudios han demostrado que el extracto de semilla de uva afecta a la presión arterial. Una revisión de 15 estudios sobre 800 pacientes hipertensos ha revelado el impacto positivo del GSE en la hipertensión. Los resultados mostraron que la ingesta diaria de 100 a 2000 mg de IGE reduce significativamente la presión arterial diastólica y sistólica en 2,8 mmHg y 6,08 mmHg, respectivamente.

Un estudio más reciente ha descubierto que el consumo diario de 300 mg de GSE durante seis semanas reduce eficazmente la presión arterial diastólica y la presión arterial sistólica en un 5% y un 4%, respectivamente. En cambio, el resveratrol ayuda a reducir tanto la presión arterial sistólica como la diastólica en pacientes hipertensos al aumentar la producción de óxido nítrico que relaja los vasos sanguíneos.

Ayuda a las funciones cerebrales

Varios estudios en humanos han demostrado que el consumo de una cantidad moderada de vino tinto puede prevenir el deterioro cognitivo debido a su alto nivel de resveratrol. Además, detiene la producción de fragmentos de proteínas (beta-amiloide) en el cerebro, lo que provoca la enfermedad de Alzheimer en las personas mayores. Por otra parte, un estudio realizado en animales ha demostrado que el ácido gálico presente en el IGE desempeña un papel crucial en la inhibición de la producción de fibrillas en el cerebro, lo que provoca varias enfermedades cerebrales. Además, el IGE mejora eficazmente las capacidades cognitivas, previniendo la pérdida de memoria y la formación de cúmulos amiloides en el cerebro.

Podría prevenir el cáncer