Los principales signos del envejecimiento y cómo influir en cada uno de ellos

Gráfico de los 9 sellos del envejecimiento

Los signos distintivos del envejecimiento son los cambios bioquímicos complejos e intraindividuales que se producen en los organismos vivos debido al envejecimiento biológico y que conducen a la pérdida de la integridad fisiológica y al deterioro del funcionamiento que nos hace más susceptibles a la muerte.

Los signos del envejecimiento se enunciaron por primera vez en 2013 para comprender la química que hay detrás del proceso de envejecimiento. El proceso de envejecimiento es el principal factor que se adentra en la mayoría de las enfermedades humanas, como el cáncer, la diabetes, la hipertensión, la fatiga, el mal funcionamiento de la cognición y los trastornos neurodegenerativos.

El "reloj metabólico" es responsable de la alteración del metabolismo y disminuye la homeostasis metabólica y la actividad biológica. Nuestra genética y los factores ambientales pueden exacerbar los rasgos distintivos del envejecimiento. Cada sello distintivo manifiesta la aparición y acumulación de circunstancias responsables de diferentes tipos de patologías relacionadas con la edad en el cuerpo humano.

Principales signos del envejecimiento

Los signos del envejecimiento determinan la diferencia entre la edad cronológica y la biológica. A continuación se resumen los 9 sellos más básicos del envejecimiento

1. Inestabilidad genómica

Un denominador común asociado al envejecimiento es la acumulación de células genéticamente dañadas. Cada célula del cuerpo humano está compuesta por los 3 mil millones de letras de la cadena de ADN, excepto los glóbulos rojos que definen la complejidad de nuestro genoma. El buen funcionamiento del genoma humano es de suma importancia para el buen funcionamiento de nuestro cuerpo, pero por desgracia, varios factores hacen que no pueda funcionar sin problemas. La combinación de factores exógenos (radiaciones y contaminación), endógenos (radicales libres de oxígeno), biológicos y químicos se empeñan constantemente en destruir el buen funcionamiento de nuestro genoma.

Imagen de la espiral de ADN rompiéndose, perdiendo sus datos

Hasta un millón de veces, la destrucción y reparación del ADN en cada célula es un hecho revelador. Aunque el proceso de codificación del ADN puede compensar la mayor parte de la pérdida, pierde su función a medida que envejecemos, y el proceso de reparación no es impecable.

Enfermedades relacionadas con la inestabilidad genómica:

La acumulación de células con ADN dañado provoca dolencias de envejecimiento prematuro como el síndrome de Bloom y el síndrome de Werner. El cáncer es también un ejemplo de células de ADN irremediablemente dañadas, tanto en humanos como en ratones. Las enfermedades neurodegenerativas y las enfermedades neuromusculares son el resultado de las características del envejecimiento.

Abordando el impacto en el ser humano:

El riesgo de inestabilidad genómica puede afectarse evitando la exposición a los rayos ultravioleta, a los carcinógenos y encontrando una forma de frenar la malnutrición. La exposición a sustancias químicas distintas de los carcinógenos, como los metales pesados, la acrilamida, el benomilo y la quinona, contribuyen significativamente a los marcadores de senescencia.

2. Acortamiento de los telómeros

Durante el proceso de acumulación del ADN, son más susceptibles las regiones de los telómeros, que son secuencias graduales de nucleótidos en los cromosomas lineales y están asociadas a proteínas. Su función es evitar la degeneración de la región final de los cromosomas y asegurar la cadena lineal en lugar de la doble cadena.

 Visualización gráfica del acortamiento del telémetro, una de las características del envejecimiento

La ausencia de telomerasa conduce a un deterioro repetitivo del ADN, lo que provoca el acortamiento de los telómeros y, en última instancia, la apoptosis.

Enfermedades relacionadas con el acortamiento de los telómeros:

El desarrollo de enfermedades prematuras como la fibrosis pulmonar, la anemia aplásica, la disqueratosis congénita son el resultado del acortamiento de los telómeros debido a la deficiencia del componente shelterina. La pérdida excesiva de telómeros conduce a una falta de tejido regenerativo y acelera el proceso de envejecimiento.

Research studies implicate a direct relationship exists between the telomere length, senescence, and Ageing. Studies on mice involved that the short telomere length decreases the lifespan while the long telomere increases. Similarly, Telomere attrition is considered as the significant reason for increased mortality in young humans. So, activation of telomere can revert the ageing process. Turning off the Telomerase enzyme in humans is responsible for preventing telomere shortening and restoring its length. La desactivación de la enzima telomerasa en los seres humanos es responsable de prevenir el acortamiento de los telómeros y de restaurar su longitud.

Abordando el impacto humano:

Podemos reducir el riesgo de acortamiento de los telómeros mediante:

  • La restricción dietética, una dieta rica en fibras, muchos antioxidantes y pocas proteínas son los antídotos naturales para el acortamiento de los telómeros.
  • Decir adiós al tabaco y permanecer en un entorno libre de contaminación hace maravillas para revertir los marcadores de senescencia.
  • El ejercicio, las actividades físicas adecuadas y un entorno sin tensiones pueden reducir el riesgo de acortamiento de los telómeros a un nivel óptimo.

3. Alteración de la epigenética

Las largas secuencias de hebras de ADN se enrollan alrededor de las histonas, que consisten en manivelas, palancas y manijas para enrollar las hebras de ADN y encenderlas y apagarlas. Estas manivelas, direcciones y palancas conforman los epigenomas. Se observa una alteración significativa en los epigenomas a medida que envejecemos, las palancas se pierden o cambian bruscamente. La Sirtuina quita la manivela epigenética, y sorprendentemente puede ajustar la palanca y la manivela en sus epigenomas por el ejercicio excesivo, los factores farmacéuticos, el estilo de vida y la dieta.

Ilustración del microARN, La alteración de la epigenética es una de las características del envejecimiento

La epigenética como sello del envejecimiento se observa en ratones, levaduras, moscas y gusanos. Los estudios sugieren que los suplementos dietéticos pueden alterar los cambios epigenéticos en los ratones y que los ratones deficientes en sirtuina son más susceptibles al envejecimiento que los que tienen niveles abundantes de sirtuina.

Enfermedades relacionadas con las alteraciones epigenéticas:

El síndrome progeroide se observa principalmente en personas con perturbaciones epigenéticas. STIR6 es responsable de la larga vida saludable en ratones; a medida que envejecemos, disminuye la cantidad de NAD en nuestro cuerpo, que es utilizado como cofactor por las enzimas sirtuinas. Por lo tanto, la pérdida de NAD significa la pérdida de Sirtuina, y la pérdida de Sirtuina significa un envejecimiento acelerado.

Abordando el impacto humano:

El ser humano puede afectar o evitar la alteración epigenética del marcador de senescencia de diferentes maneras.

  • Estilo de vida saludable
  • Reducir el consumo de tabaco
  • Reducir el trabajo nocturno
  • Reducir el consumo de alcohol
  • Ambiente libre de contaminantes
  • Evitar la obesidad constante
  • Evitar el estrés
  • Evitar diferentes productos químicos orgánicos e inorgánicos

4. Pérdida de proteostasis

Los genes deben construir proteínas que son el corazón y el alma de todo organismo vivo. El mantenimiento de las proteínas significa el mantenimiento de casi toda la estructura del cuerpo. La producción y la abundancia de la estructura proteica se denominan proteostasis.

Las alteraciones de la homeostasis proteica o proteostasis están implicadas en varias enfermedades relacionadas con la edad. Asegurar la estabilización del plegado exacto de las cadenas de proteínas, como las proteínas de choque térmico, y vigilar el mecanismo de degradación de las proteínas por parte de los lisosomas y los reguladores de la proteotoxicidad relacionados con la edad es la tarea del mecanismo de la proteostasis.

Así pues, la gestión de todos estos mecanismos restaura simultáneamente las cadenas polipeptídicas mal plegadas, las elimina o las suprime por completo para evitar la acumulación de partes degradadas y para la renovación continua de los componentes intracelulares tanto en ratones como en humanos. La aglutinación de proteínas mal plegadas provoca la producción de toxicidad en el organismo.

Enfermedades relacionadas con la pérdida de la proteostasis:

La pérdida de la proteostasis, el mal plegamiento crónico de los polipéptidos y la agregación de los componentes dañados dan lugar a la aparición de patologías relacionadas con la edad, como las cataratas, la enfermedad de Parkinson y la enfermedad de Alzheimer.

Abordando el impacto humano:

¿Cómo podemos afectar o evitar el riesgo de pérdida de proteostasis que caracteriza al envejecimiento? Es sencillo, la razón principal detrás del marcador de senescencia de la pérdida de proteostasis es el estrés, así que enriquézcase con un entorno feliz y alegre para mantenerse alejado del estrés y aumentar su vida útil. La presión moderada también es beneficiosa para el buen funcionamiento del cuerpo, pero no el estrés agudo.

5. Detección abrupta de nutrientes

Ta capacidad de la célula para reconocer y distinguir una determinada sustancia química y su respuesta a la concentración de macronutrientes esenciales en el organismo se denomina detección de nutrientes.En el momento de la abundancia de macronutrientes, se inicia el anabolismo a través del mecanismo mTOR. La escasez de nutrientes y energía indica que la AMPK debe desactivar el mecanismo mTOR para almacenar sabiamente el número de nutrientes que quedan.

En los organismos en crecimiento, el mecanismo mTOR está totalmente activado, mientras que en los adultos disminuye en cierta medida. Es la regla de la naturaleza que el acceso de nutrientes en el cuerpo de los animales los estimula a crecer y reproducirse. Sin embargo, se centran más en la supervivencia, la reparación y el mantenimiento en la escasez de nutrientes.

Los estudios de investigación se dibujaron mediante la activación forzosa del mecanismo mTOR en ratones, e implicó la aceleración del proceso de envejecimiento y los ratones más susceptibles al cáncer. Sin embargo, la restricción de nutrientes y la administración de rapamicina dieron lugar a la longevidad en ratones, moscas y gusanos.

Abordando el impacto humano:

Podemos reducir el riesgo de aparición de los signos del envejecimiento mediante la desregulación de la detección de nutrientes a través del ayuno, la reducción del contenido de nutrientes en nuestra alimentación y la medicación.

6. Disfunción mitocondrial

Las diferentes células del cuerpo humano están compuestas por casi 20-30 mitocondrias (la central eléctrica de la célula), que convierten el carbono y el oxígeno en ATP y dióxido de carbono. La biogénesis y los radicales libres de las mitocondrias son responsables de la destrucción de todas las células que se cruzan en su camino, y este funcionamiento brusco de las mitocondrias da lugar a la disfunción mitocondrial.

Imagen en 3D de una mitocondria en una célula humana

Las ROS están implicadas en el proceso de envejecimiento, y se cree que la disminución del número de ROS provoca la longevidad. A veces las ROS no afectan a la salud, y a veces son responsables del estrés de transmisión celular. La respuesta al estrés puede provocar el mantenimiento y la robustez de muchos órganos y tejidos. Por lo tanto, es necesario mantener la cantidad a un nivel moderado en la zona Goldilocks.

La disfunción mitocondrial deteriora la diafonía interorgánica y la transmisión de señales celulares al afectar a las membranas mitocondriales, como la membrana mitocondrial externa y el retículo endoplásmico. La disfunción mitocondrial es la causa fundamental de la bioenergética degenerativa y agota la cadena respiratoria.

Abordando el impacto humano:

El ayuno de días alternos puede restringir estas marcas de senescencia, y el entrenamiento de resistencia puede aumentar la vida útil de un individuo de forma notable. El ayuno y el entrenamiento de resistencia son potentes desencadenantes para facilitar la autofagia y la regeneración de nuevas células.

Imagen Persona realizando un entrenamiento de resistencia

7. Senescencia celular

La célula que sale sin tinte volviéndose inactiva o dejando de funcionar del ciclo celular se clasifica bajo la senescencia celular. Varios factores son responsables de la senescencia celular, entre ellos el acortamiento de los telómeros, el estrés y el daño del ADN. La senescencia en el sistema inmunológico trabaja para deshacerse de las células dañadas para restaurar el estado actual de las células.

La cantidad de senescencia celular es proporcional a la edad de los humanos y a los marcadores inflamatorios, que son los culpables de los sellos del envejecimiento. Por otra parte, estos están activos antes de entrar en el estado de latencia. Desgraciadamente, no hay forma de deshacerse de ellos; se siguen acumulando a medida que envejecemos y dan lugar a la aparición de enfermedades tóxicas. Si de alguna manera encontramos una forma de limpiar la célula de senescencia y deshacernos de ella, podemos esperar un fuerte aumento de la vida útil.

El desgaste de los telómeros puede desencadenar la senescencia celular junto con muchos otros factores. Durante años, los científicos estaban confundidos sobre si la senescencia celular es la razón del cáncer o no. La destrucción de las células de senescencia se desencadenó experimentalmente en ratones para observar el efecto sobre la duración de la vida y, afortunadamente, los resultados fueron evidentes en forma de un aumento de la duración de la vida.

Abordando el impacto humano:

Una dieta saludable, la medicación y el estilo de vida natural pueden reducir el riesgo de senescencia celular.

8. Agotamiento de las células madre

Las células indiferenciadas que profieren continuamente se clasifican bajo el nombre de células madre. Exactamente después de la fecundación, el embrión está compuesto en su totalidad por células madre. A medida que el feto crece gradualmente, comienzan la diferenciación y la división de las células madre, y cada célula realiza su función específica. En los adultos, las células madre sólo se limitan a las zonas que intervienen en la división, que exigen una reposición (folículos pilosos, glóbulos rojos y células inmunitarias) en un continuo o que se desgastan con el tiempo (intestino, piel, mucosas y pulmones). Así, nuestras células madre se agotan con el paso del tiempo, lo que es responsable de la aceleración del proceso de envejecimiento.

El proceso de envejecimiento puede revertirse en los organismos mediante el rejuvenecimiento de las células madre en la sangre de humanos y ratones. Sólo los tallos sanos pueden replicarse, lo que abre las puertas a la longevidad.

Abordando el impacto humano:

La intervención dietética, la restricción de calorías y la no obesidad son las claves para frenar este signo del envejecimiento.

9. Alternancia en la comunicación intercelular:

El trabajo de los diferentes tejidos y células de forma coordinada es obligatorio para el buen funcionamiento del organismo. Las moléculas de señalización viajan por el torrente sanguíneo hacia otras para comunicarse con ellas.

Los sistemas de perfil de la comunicación célula a célula se ven afectados por los biomarcadores de señalización, incluida la "inflamación". La inflamación normal puede desencadenar que el sistema inmunitario repare la zona dañada, pero su residencia constante y prolongada en una zona concreta puede dañar las células del sistema inmunitario.

Abordando el impacto humano:

La restricción calórica y la parabiosis -la mezcla del sistema circulatorio de dos individuos diferentes- pueden allanar el camino hacia una comunicación intercelular inalterada. Esta marca de senescencia está fuertemente asociada a otros signos del envejecimiento, por lo que para tratarla, la mejor opción es buscar el tratamiento de otros signos distintivos.

Conclusión sobre los rasgos del envejecimiento

Cada uno de nosotros tiene que enfrentarse a algunos de los signos del envejecimiento en diferentes etapas de su vida, pero el ritmo y el efecto de los diferentes marcadores de senectud son diferentes en otros individuos. No podemos detener el proceso de envejecimiento, pero el hombre sabio es quien vive una vida sana, con una influencia mínima de los diferentes signos del envejecimiento. Podemos reducir el riesgo de otros signos adoptando un estilo de vida saludable, dieta moderada, ejercicio, vida feliz y diciendo adiós al alcohol y al tabaco.